Archivo de la etiqueta: Verdad

Bueno contra bueno… ¿quién es bueno?

Hace poco fui a ver Capitan America. Civil war, la tercera película de esta saga, que es como la décima de la serie Advengers tomada en conjunto.

No se preocupen, no hay ningún spoiler en este texto. No diré nada que no aparezca ya en los trailers.

Por lo que se puede ver en esos avances, la película presenta una fuerte discordia civil war 1entre la mayor parte de “los héroes más poderosos del planeta”. Con el capitán Rogers y Tony Stark a la cabeza, siguiendo a uno y a otro, tenemos un enfrentamiento de súper-héroes peleando entre sí; y, dicho sea de paso, con ellos también la audiencia, que nos hemos “dividido” entre #TeamIronMan o #TeamCap.

En estos días, coincide en cartelera Batman vs Superman y, aunque no la he visto, según muestran los trailers me parece que otro tanto ocurre en ella: dos defensores insignes de la humanidad batallando, cada uno procurando derribar al otro.Batman_v_Superman

No creo en las casualidades. Y menos cuando hablamos de productos culturales como el cine…

Me parece a mí (puedo equivocarme y me encantaría leer sus comentarios al respecto) que estamos presenciando la conquista de una nueva cota por parte del relativismo.

Hasta ahora, si había algo que se mantenía con cierta claridad, era la figura del súper-héroe que se enfrentaba al villano. El villano era malo y perdía. El súper-héroe era bueno−no perfecto, pero bueno− y ganaba.

Ya no.

Las fronteras que separaban a los buenos de los malos se van difuminando de tal modo que cada quien (#TeamIronMan  /  #TeamCap) decida a cuál grupo, de buenos o malos, pertenecen unos u otros… más aún: para que cada quien decida si existen o no tales grupos.

Se trata de aquel viejo “nada es verdad, nada es mentira: todo depende del cristal con que se mira”.

Sí: hay algo de relativo en algunas verdades. No hay duda de ello: eso es una verdad Dependeabsoluta. Pero en la base de opiniones, gustos e interpretaciones se mantiene la verdad: pueden haber muchos “cristales”, pero la realidad que se mira es una y es como es. Sin ella no sería posible ni el conocimiento, ni la convivencia, ni el avance de la ciencia, ni los ideales, ni… ¡nada!

Las nociones de bien y de mal. De bueno y de malo. De súper-héroe y villano hasta ahora se habían respetado bastante bien. Pensemos, por ejemplo –y para no dispersarme mucho del contexto de estas reflexiones− en la figura de Loki: es simpático, inteligente, su trágica historia puede conmover… pero la verdad es que hizo cosas malas y debe responder por ellas ante la justicia de Asgard. Punto. Punto y seguido o punto y aparte, si se quiere, pero punto. Y hemos de reconocer que eso es parte de lo que nos atrae al cine, incluso cuando no seamos conscientes de ello: historias –fantásticas o reales− bien contadas, coherentes, lógicas, que tengan algo que decir acerca de nuestra condición humana. Que nos presenten esos claroscuros que entretejen nuestra vida y la hacen interesante.

Si pretendiéramos borrar –mejor dicho ignorar porque allí seguirán, queramos o no− las nociones de verdad y bien como puntos estables de referencia, como faros firmes del faropaisaje, lo que nos queda es el caos. Nos queda un cuadro pintado sin contrastes, un juego de fútbol sin líneas ni posiciones, un sistema de “justicia” donde se impone la fuerza, a falta de otros referentes…

La película es buena, a mí me gustó, al menos. NO estoy diciendo que tenga un planteamiento absolutamente relativista (jaja!), sólo que me parece que estas nuevas propuestas de los buenos contra los buenos, además de resultar entretenidas –sí, no podría ni querría negarlo− ofrecen un contexto interesante para aprovechar de plantearnos cuestiones más de fondo…

 

 

 

 

.

Anuncios