Archivo de la etiqueta: Papá

little boy1

El amor de papá que da fuerza a un Gran Pequeño*

Ambientada en un pequeño pueblo de California de los años 40, Little boy  cuenta la historia de Pepper Flint Busbee, un niño de 8 años con problemas de crecimiento, apodado así, ‘little boy’ (pequeño niño/niño pequeño), por unos (entre cariñosos e indiferentes) y “enano” por otros, que lo tratan mal y molestan.little-boy-4

A pesar de todo, Pepper es un niño feliz pues goza del cariño, la compañía y aliento de su papá; sin embargo, su mundo se tambalea cuando “su socio”, su mejor amigo y refugio tiene que irse a la guerra.

Inspirado por una homilía dominical, decide hacer todo lo que esté a su alcance por conseguir lo imposible: hacer que finalice la contienda y traer a su padre de vuelta a casa. El sacerdote del pueblo lo anima entonces a poner en práctica una “lista ancestral” con la que Pepper comienza a vivir algunas obras de misericordia a fin de aumentar su fe y lograr su cometido.

A mí me gustó mucho la película: tiene muy buenos actores haciendo muy bien sus papeles; me encantaron la ambientación, la fotografía, ¡la ternura de Pepper!, la sabiduría de Hashimoto y del padre Oliver (cada una en su estilo)… Se las recomiendo, especialmente en este junio −que es mes del padre, en mi país al menos− del Año de la Misericordia.

Además, me parece que se le puede sacar −además de alguna posible lagrimita− mucho provecho para nuestra vida personal y familiar (que es lo que, en el fondo, busca Verástegui con su trabajo, no?), motivo por el que quise compartir algunas apreciaciones con ustedes.

  • Una primera (y principal) idea que se destaca es la importancia de la familia: la presencia de papá: el amigo y “compañero” que da seguridad, sentido y conserva la bondad e ilusión de Pepper; la figura materna como espacio de ternura, consuelo, fuerza y apoyo para hacer el bien.

En contraste con esa riqueza, se deja ver, en cambio, el vacío y la desorientación que sufren little boy8..tanto Freddy Fox (el hijo del médico) a quien le falta el cariño de su madre, como London Fusbee, por la influencia negativa que recibe de Sam (a quien le atormenta la amarga pérdida de su hijo).

Una cosa que me pareció particularmente interesante es que esa-presencia-de-papá es real y palpable, aunque no física, a lo largo de toda la película, justamente por la fuerza del cariño.

  • Hace un llamado de atención sobre la relevancia, en la tarea educativa, de manifestar confianza en las capacidades del otro como un modo de formar su autoconcepto y autoestima, así como camino para ayudarle a desarrollar esas potencialidades. (Me hizo recordar lo que cuenta THC en un reciente video acerca de la madre del famoso Thomas Edison)
  • La capacidad del amor (tanto familiar como de amistad) para descubrir, cuando es verdadero, el bien actual y posible en el otro: la clarividencia del amor (versus la –falsa− propuesta de su “ceguera”) lleva a quien ama a acompañar, escuchar, animar, little boy7exigir…al amado y le ayuda a alcanzar la mejor versión de sí mismo posible.
  • La referencia al “poder interno” −que podemos traducir como “bondad interna”, o sea: dignidad, libertad interior− como fuente de las grandes hazañas, tanto en las de Ben Eagle como en la perseverancia y el esfuerzo de fe por la que Pepper “logra lo imposible”, nos lleva a recordar que la persona vale por lo que es y no por lo que tiene.
  • La fuerza del amor, que mira el bien del amado más que el propio o por encima de los sacrificios que hay que hacer por él, está representada en la realización de “la lista ancestral”, cuya alta exigencia no amedrenta a Pepper que está determinado a traer de vuelta sano y salvo a su papá, cueste lo que cueste. De allí que el sacerdote le diga que «el amor que tienes por él [su padre] está contenido en esa lista» y que cuando el pequeño se la deja, una vez acabada, pueda afirmar «la hice por ti».
  • En la misma línea del empeño y sacrificio que supuso llevar a cabo la lista, hay una idea que me parece notable y es que, contrario a lo que algunos dicen a veces, amar y creer exigen coraje, fuerza, valentía, determinación. Un temple que tiene todo que ver con la riqueza interna, más que con la capacidad física, como dejan claro las historias tanto de Pepper como de Samao Kume, el pequeño e impotente sirviente.

En ese sentido, me encantó cuando Hashimoto le dice a Pepper que ‘no se mida de la cabeza al suelo, sino de la cabeza al cielo y entonces será el más alto’, volviendo a resaltar aquella idea de El Principito: lo esencial lo importante, lo grande, es invisible a los ojos.

  • Es particularmente interesante que lo que el padre Oliver propone a Pepper como camino de acrecentar la fe necesaria para traer a su papá de vuelta sean, listaprecisamente, las obras de misericordia corporales, a las que agrega una espiritual (que podríamos identificar con la de “perdonar las ofensas”) porque, como claramente señala el sacerdote, «tu fe no funcionará si tienes el más mínimo odio dentro de ti»: una verdad que debemos recordarnos los venezolanos, cada vez con más fuerza, en nuestro día a día…
  • Como ya me he alargado mucho y la película es bastante elocuente con respecto al modo como Pepper va cumpliendo su “lista” y las transformaciones que se producen en torno a ello, sólo voy a resaltar ahora dos ideítas, brevemente:
    1. Estas obras de misericordia se viven de modo sencillo y cercano, con quienes le rodean en lo cotidiano, idea que puede sernos útil e interesante pues a veces podemos habernos “acostumbrado” a las necesidades de quienes están a nuestro lado y dejamos pasar oportunidades de practicar la misericordia por esperar “grandes ocasiones”, que nunca llegan.
    2. Cuando va al hospital con Hashimoto y visita a un enfermo, Pepper supera su miedo y resistencia iniciales, pero además deja allí –le entrega, lo sacrifica− algo que era valioso para él, pues “esto de la misericordia” no consiste en dar lo que sobra o simplemente en “cumplir” una tarea u obligación, sino en darnos −como decía la beata Teresa de Calcuta− «hasta que duela», por amor a los demás.

 

Hay mucho más que decir, apreciar y aprovechar en esta película: ¿qué otras ideas agregarían Uds.?

 

Feliz día a este miembro tan importante de la familia, que tiene la capacidad maravillosa de convertir a “un enano” en un “gran pequeño”.Little boy cartel

¡Feliz día, en especial, al mío! 😀

 

PD: si alguno se anima a organizar un Cineforo con esta peli y quiere trabajarlo usando preguntas previas, les pongo a la orden unas que tengo preparadas: avísenme 😉

 

 

 

* Little boy (2015) fue dirigida por Alejandro Gómez Monteverde, producida por Eduardo Verástegui y escrita por Alejandro Monteverde y Pepe Portillo. Para quienes no la han visto, aquí les dejo el tráiler https://goo.gl/qRHHoL

 

 

 

.

Cuatro “herencias” de papá (*)

El mes pasado hacíamos un breve comentario en torno al amor de madre. Sin embargo, una reflexión como esa no estaría bien planteada si no la acompañan algunas palabras acerca del amor paterno, pues ambos existen de modo complementario: a fin de que, entre uno y otro, cada hijo cuente con el ambiente óptimo para su desarrollo y crecimiento en las distintas dimensiones de su vida.

Es un hecho innegable que cada modo de ser aporta elementos únicos a nuestra configuración personal; y siendo junio el mes del padre en el país donde se escriben estas líneas, quisiera detenerme ahora a pensar en cuatro características que –a mi modo de ver− son herencia del amor masculino, del amor paterno (y con él, del de los tíos, abuelos, padrinos…) en nuestras vidas[1].

PapáPiscina

  1. Confianza en uno mismo. Autonomía. Sabernos queridos por nuestro papá nos da una especie de fuerza e impulso: el convencimiento de que somos capaces de todo. La relación paterno-filial supone un nexo particular que nos impulsa a superar nuestras propias barreras, limitaciones o dificultades. El incentivo del padre nos mueve a no rendirnos nunca, a sentirnos capaces de dar más y mejor de nosotros cada día. Su confianza en nuestras capacidades nos llena a nosotros de confianza.

Aprender de Papá

  1. Espíritu de aventura y conocimientos. Sin detenernos en las tesis científicas que explican que la inclinación al estudio y el aprendizaje provienen del coeficiente intelectual del padre, el hecho es que esa invitación a probar, intentar y superarnos una y otra vez, se traduce también en un interés por lo nuevo, por el aprendizaje, no sólo intelectual sino también manual: saber hacer, fabricar, inventar e innovar ocupa gran parte del tiempo que compartimos con papá.

padre-abrazando

  1. Apoyo y protección. Seguridad. La figura del padre está estrechamente ligada a la de autoridad y ley, pero desde una bondad objetiva por la que se deja ver que la firmeza está en función de nuestro bien. De ahí que los brazos del padre son siempre refugio seguro en el que cobijarnos. Sin juicios, sin rechazos (lo cual no significa “sin reprimendas”, cuando hacen falta), papá siempre nos espera, nos acoge, nos ayuda a descubrir lecciones detrás de cada caída y de cada acierto.
  1. Referente de futuro. En líneas generales, y aún cuando no se nos ocultan sus defectos y limitaciones, imitando-a-papalos hijos quieren ser como su papá cuando crezcan: imitar sus modos, sus tratos, sus gustos…; y las hijas suelen dibujar a su “príncipe azul” en función suya: la “altura de la vara” se mide por lo que han aprendido a valorar de su padre. Es el punto de identificación y referencia de lo que queremos para nuestra existencia futura.

La figura paterna (la humana y la espiritual) es una de las más importantes en la vida humana y, en consecuencia, también para el adecuado desarrollo de nuestra sociedad. Necesitamos redescubrirla y recuperarla para el enriquecimiento de la vida familiar.

Felicidades a quienes tienen la suerte de la responsabilidad paterna. Gracias a Dios y a la vida por mi papá, por mis tíos, por los grandes padres que son mis hermanos y también por mis primos y amigos que son papás.

[1] No pretendo con esto –¡en lo absoluto!− “encasillar” o “etiquetar” nada ni a nadie. Se trata de observaciones generales, que bien podrían darse de otra manera en muchos casos.

(*) Este post lo publiqué originalmente en http://proyectosb612.com/cuatro-herencias-de-papa/